¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las puertas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que elaboro, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

martes, 12 de mayo de 2015

LENGUA DE VACA ESTOFADA


No hace mucho tiempo que he tenido la oportunidad de volverla a cocinar (no la suelo hacer) y como fue con ocasión de una reunión grande con amigos y conocidos hubo quienes me pidieron la receta. Lo pensé con antelación y me dije que debía fotografiar el paso a paso, previendo que iba a ocurrir ¿Qué pasa con la lengua, y otras llamadas vísceras de animal? que siempre hay quienes no las comerían nunca, aunque no hubiera otra cosa que echarse a la boca. Por el contrario hay quienes aprecian enormemente este tipo de, llamémosles, carnes ("lo son" pese a quien le pese, que no verdura, ni pescado, ni huevos... jajajaja).

Si partimos de la base de que el comensal en cuestión, desconoce lo que come (y no es vegetariano) ¡pues tan ricamente! Es más, te preguntará en dónde has comprado esa ternera tan deliciosa y con esa textura tan agradable, sin nada de grasa. Si te atreves a decirle que se trata de lengua de vaca, te pondrá cara de sorpresa o de "no me gusta" xD. Lo más fácil es que no siga comiéndola. Si es persona razonable, coherente y sabe apreciar un bocado especial no le importará y dirá que es buena y sabe bien, la comerá más veces seguro ¿No nos comemos los callos, las orejas, el morro, el hígado, los riñones, los sesos, las mollejas, las criadillas, el rabo, las manitas...? ¿ pues por qué no también la lengua?

Después de que leáis la forma tan escrupulosa con la que se limpia, que ni un embutido lo está más, tal vez me cambiéis de pensamiento y si la probáis os garantizo que os gustará para siempre.

Esta receta era de mi madre, que la cocinaba bien poco (a veces mechada), a petición de mi padre al que le fascinaba. Yo os la paso tal como la recuerdo, puedo haber cambiado, olvidado algo "en el camino", pero no el "dejarla caer", también en contadas ocasiones, en mi cocina.


 


Ingredientes:




Para cocerla:
- Lengua de vaca 1kg  y ½ (aprox.)
- Cebolla grande 1.
- Clavos 15.
- Laurel 2 hojas.






Para la salsa:
- Sal (puede no ser necesaria).
- Pimienta negra recién molida.
- Cubitos de carne Knorr 2.
- Puerro 1.
- Cebolla ½.
- Zanahorias 2.
- Aceite de oliva 6 cdas.
- Harina 1 cda. colmada.
- Vino blanco bueno, tipo Jerez o amontillado (es optativo, yo no le puse).



Elaboración:


Hoy día se venden muy limpias, no obstante la lavaremos aún mejor. Retiramos grasas si las tiene y la pasamos al fregadero para lavarla, dejando caer el agua sobre ella un par de minutos. A continuación la sumergimos una hora en agua con un poco de sal. Con un cepillito de uñas (sin usar) la frotamos por la superficie, enjuagándola varias veces.

 




Ponemos la olla a presión (normal) con agua y esperamos que hierva, echándola dentro. Tapamos y dejamos hervir diez minutos.










Tiramos el agua y esperamos a que se temple para después pelarla entera con un buen cuchillo.




 




Volvemos a ponerla en la olla con la cebolla, los clavos, el laurel, la zanahoria en rodajas y las pastillas de caldo. Cubrimos de agua (sólo cubrir). Dejamos que hierva treinta minutos. Reservamos el caldo.







En una sartén con aceite pochamos el puerro y la cebolla. Trituramos con caldo de la cocción y colamos. Tostamos la harina en una sartén, sin aceite, cuando haya conseguido un color marrón oscuro (no quemado) le añadimos caldo de cocer la lengua y diluimos bien para no dejar grumos. Unimos al batido de cebolla y puerro.






Agregamos más caldo de la cocción (250 ml. aprox.) y  llevamos al fuego sumergiendo la lengua cortada en bisel. Cocemos quince minutos más. Ponemos pimienta molida, controlamos la sal y el espesor de la salsa, que de haber quedado líquida engordamos con una cucharadita de Maizena diluida en un dedo de agua fría.





En los últimos cinco minutos añadimos la zanahoria. Servimos caliente.



18 comentarios:

  1. Yo la he comido alguna vez y me gusta, pero me temo que en casa no podré ponerla y si lo hago seguiré tu recomendación de no decir lo que es hasta que se la coman. En realidad son escrúpulos tontos adquiridos por costumbre más que nada y dudo de los que dicen que nunca la comerían. A mí me ha gustado mucho tu receta.
    Bsts

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Alicia!! Yo soy de las que se la tienes que poner sin decirle lo que es hasta que me la haya comido toda, ja, ja. Pero realmente no la he probado nunca, así que puede ser que una vez la haya probado me encante. Aunque de normal no soy muy de carne, no sé porqué pero me canso enseguida de comerla y con la mitad de la pieza ya me he cansado. Pero te aseguro que probarla sí la probaría aunque supiera que es lengua, sólo por saber como está. La presentación y la preparación, sin duda, es fantástica. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Que rica te quedo de lujo, en casa toda la casqueria nos gusta y llevas razon nos comemos los callos los morros y las orejas por que esto no, me encanta cuado alguien esta comiendo y ademas ves que le gusta y cuando le dices lo que es ya no come jajaja besitos

    ResponderEliminar
  4. A mi no me gusta la casquería, pero la lengua, si la he comido un par de veces en restaurantes,( no la he cocinado nunca) y os puedo asegurar que me encanta , es una carne muy fina de una textura suave.
    Así que Alicia no me importaría comer de esta suculenta receta que hoy nos presentas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Ufff Alicia,aquí ya me hecho para atrás. No lo he comido nunca que conste, y si me lo pones como en la foto seguro que ni me entero, pero como se te ocurra decirmelo... te lo imaginas no??

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  6. No te voy a engañar, no la he probado nunca, pero si que es cierto que diciendome lengua me echa un poco para atras, tendría que probarla, seguro que queda muy rica preparada así, el plato se ve con muy buena pinta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Yo si la he probado, aunque no la he hecho, claro que en este tipo de comidas cuando la pones a la mesa lo mejor es decir que es carne en salsa, que no mientes y entonces se la comen, como digas lengua, vas apañada, ni la prueban.
    Tu receta tiene muy buena pinta con la salsa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Yo soy una de esas remilgadas que no es amiga en absoluto de la casquería. De hecho soy bastante poco amiga de la carne en general y fuera de la pechuga de pollo, el lomo o el solomillo de cerdo no me adentro.

    Conste que alguna vez lo he intentado con los callos que a mi marido le apasionan, o con la lengua que mi madre nos la preparó alguna vez, pero no puedo. Reconozco que tu plato tiene una pinta fabulosa, e igual si no me lo dices ni me entero y cambio de opinión.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  9. Nunca he probado la lengua. Que buena pinta Alicia!! Me la apunto

    ResponderEliminar
  10. Escucho lengua de vaca y digo ufff, pero bueno nunca la he probado, igual la pruebo y me gusta lo que si puedo decirte que tiene buena pinta!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Desde hace mucho tiempo quería hacer esta receta.
    Me recordaba mucho a mi niñez.
    Gracias por recordarmela

    ResponderEliminar
  12. Hola Ali,en casa la tomamos de vez en cuando, casi que se considera plato de fiesta, y es que tampoco se ve todos los días a vender. A mi me encanta su textura y no me importa tomarla, como dices, se limpia escrupulosamente. Te quedó estupenda, besos.

    ResponderEliminar
  13. Pues yo no la he probado nunca y no me apetece tampoco aunque me engañaran, mira que no soy nada remilgos a pero será que por aquí en cualquier campo se ven vacas con sus grandes lenguas y aggg , va a ser que no puedo, ja,ja, ja, Pero el plato una vez cocinado si que tiene un pinta rica eso hay que decirlo.
    Un besito y feliz semana.

    ResponderEliminar
  14. En casa la tengo cocinado mucho, pero no se porque que llevo años sin acordarme de ella, te quedo estupenda y muy rica seguro, con esa salsita estaría deliciosa..Bess

    ResponderEliminar
  15. Bueno Alicia....has tocado una de mis fibras sensibles ¡la casquería! Me encanta todo lo que vendan en esos establecimientos llenos de acero por todas partes (es una cosa bastante curiosa que igual sólo pasa por aquí, no lo sé). Y el caso es que la lengua no hace mucho que la comí por primera vez (no te puedo decir la razón de este fallo jajaja) y ya tengo una en el congelador esperando. Ya sé qué es lo que esperaba: ¡que subieras tu receta! Yo la comí en una salsa de tomate, pero ahora que no me lee el que la hizo, te digo que la tuya tiene mejor pinta. Que las recetas familiares tienen ese algo que a mí me maravillan. Un beso grande! y ya te contaré cuando la haga!

    ResponderEliminar
  16. Alguna receta tengo publicada, ya sabes que estas cosas me encantan y ahora mismo me llevo esta receta que es para morirse de gusto!! Un beso Alicia!!!!

    ResponderEliminar
  17. Hola Alicia, yo el solo saber lo que es ya me tira de espaldas, y no dudo que lo que dices sea cierto, pero no puedo con ella, ja, ja, ja..,
    Besos guapa y feliz finde!!!

    ResponderEliminar
  18. Hola guapísima !!!
    Te voy a decir la verdad, no la he probado en mi vida. En casa ya te digo que ni por asomo se me ocurriría ponerla, que son todos muy finos para estas cosas jaja. Pero yo tengo debilidad por la casquería, desde el rabo a los morritos jaja. Esto es como los cantautores niña, o te gustan o los detestas. No hay término medio.
    Y mira, te voy a contar una cosa, un día me comí unas criadillas de cochino, que me supieron a gloria y cuando me dijeron lo que era . . . la cara que se me quedó tuvo que ser tal poema que todavía me la recuerdan.
    Tu lengua tiene una pintaza increíble, y si algún día me cruzo con una guisada por alguien de confianza, te aseguro que me la comeré, acordándome de la tuya.
    Besotes gordos mi niña, feliz finde.

    ResponderEliminar