¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las páginas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que hago, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

lunes, 16 de abril de 2018

ESPÁRRAGOS AL AJILLO





  
Es tiempo de espárragos. Los entendidos dicen que los de abril para mí, los de mayo para mi amo, y los de junio para ninguno. Claro, que teniendo en cuenta el tiempo que tenemos este año, a saber el comportamiento que han tenido las plantas, nos tiene "a to quisque" despistados. El caso es que ya están aquí y es momento de aprovechar este manjar.

Hoy os traigo otra receta de mi madre, que la hacía con cierta frecuencia cuando llegaban las fechas apropiadas. Si me remonto a lo lejos recuerdo que se los traían a casa en cestas de mimbre algunas mujeres vendedoras que los buscaban por los campos. Aquellos eran los típicos silvestres, finos, con cabeza violeta y amargos. Los auténticos y más apreciados. Después fueron llegando cada vez menos, era difícil encontrarlos. Ni que decir tiene que los niños no comíamos espárragos, era cosa de mayores.

Pronto empezaron a cultivarse a fondo y su consumo se extendió ganando terreno, y para mí que los mejoraron, consiguieron un híbrido más cercano a mi paladar, yo no participo mucho de tanto amargor (es cuestión de gustos y ahí no entro, cada cual es libre de elegir).

Al principio, cuando ya mi madre pensó que era momento propicio de dárnoslos a probar, no creáis que me hacían "mucha gracia", ella seguía insistiendo y nos los ponía de mil maneras,  en sobrehusa, en tortilla, en sopa, al ajillo...  En casa se comía verdura y allí no había excusas para rechazarla.

Y... como son las cosas, llega el día en que hasta te gustan. Ahora me encantan. Estaría muy mal que no os contara de qué va esta receta, porque está deliciosa.

  

 
Ingredientes:

- Espárragos, 2 manojos.
- Ajos, 3 medianos.
- Rebanadas de pan del día anterior, 3.
- Pimentón, 1 cda. colmada.
- Vinagre de Jerez ½ vasito.
- Agua.
- Aceite de oliva.
- Sal.



Elaboración:

Lava bien los espárragos y trocéalos parejos. Desecha los cabos duros.

Sofríelos en cuatro cdas. de aceite, a fuego no muy alto, hasta medio reblandecerlos, con un poco de sal.

A medio reblandecer los espárragos incorpora el pimentón y rehoga unos segundos nada más para que no se queme.
   

Remoja el pan y estruja, pela los ajos y quítales el germen. Ponlos en el vaso de la batidora. Añade el vinagre con un poco de agua y tritura bien.


Incorpora el majado y añade algo más de agua que deje cubiertos los espárragos. Sala a tu gusto (cuidado que cogen mucho la sal). Deja hervir a fuego medio hasta que la salsa se haya vuelto brillante y aterciopelada.

Sirve bien caliente. Ahhhh! le sientan de maravilla los huevos fritos.




viernes, 13 de abril de 2018

GALLETAS DE HARINA DE ARROZ Y TÉ MATCHA







El siete de enero pasado hice estas galletas usando por primera vez harina de arroz. Como quise que fueran diferentes a las que normalmente hago introduje el té matcha, ya sabéis que tenía un botecito, regalo de mi hija, y como a veces me pasa lo que a Cuca, me siento obligada a gastar lo que en la despensa amenaza con "quedarse a vivir".

Estas galletas han sido una buena idea para los que no pueden tomar gluten. Con unas cosillas de aquí y de allá, unos cortadores bonitos y mucha expectación por ver el trabajo terminado, esperando sentirme satisfecha, no me cabe duda de que volveré a repetirlas.




Ingredientes:

- Harina de arroz, 200 gr.
- Té matcha, 40 gr.
- Mantequilla fría, 100 gr.
- Huevo L. 1.
- Bicarbonato sódico, 1 cdta.
- Sal, una pizca.
- Aroma de vainilla, Dr. Oetker, un botecito.
- Zumo de limón, 1 cda, sopera.
- Fideos de chocolate Valor, 1 cda. colmada (se los puse pero no hice foto, se me pasó ).





Elaboración:

En un cuenco amplio pon todos los ingredientes, no es necesario batir el huevo. Desmenuza entre los dedos la mantequilla, y sin amasar demasiado ve integrando los ingredientes hasta amalgamarlos, no es preciso que la mantequilla quede perfectamente integrada. Añade los fideos de chocolate.

Forma una bola, tapa con film y mete la pasta en el frigo alrededor de una hora.

Extiende la pasta entre papel vegetal con un rodillo. Da un grosor de aprox. medio centímetro.


Con tu cortapastas elegido forma las galletas, colócalas sobre papel de horno en la bandeja y las decoras como gustes.


Con el horno precalentado a 180 ºC, hornea las galletas 10-12 minutos. Deja que enfríen en la bandeja y luego pásalas a una rejilla para orearlas.





lunes, 9 de abril de 2018

DOS RECETAS FÁCILES DE PASTA




TALLARINES AL PIL-PIL


 

En realidad no debía clasificar esta receta como tal. Me diréis que por qué, y es sencillamente porque se hace sola, tan sencilla, que un niño la haría sin problemas. Además queda genial, la pasta toma un sabor extraordinario. Si algún día os hayáis perdidos con la comida acudid a esta preparación, os aseguro que quedará ya impresa en vuestra memoria como lo hizo conmigo. Añado que los ingredientes son pocos y baratos. Acompañadla de cualquier carne o pescado y tendréis resuelto el almuerzo.

Ingredientes:

- Tallarines 200 g.
- Ajos 3 dientes.
- Guindilla fresca.
- Perejil.
- Aceite de oliva.
- Sal.

Elaboración:

Cuece la pasta en abundante agua salada. Cuando el agua hierva a borbotones echa los tallarines y remueve. Sin bajar la llama cuece de 8 a 10 minutos según tu gusto. Remueve un par de veces más mientras se hacen.

Mientras, pon en una sartencita 4 cdas. de aceite de oliva y saltea los ajos muy picados, incorpora más tarde la guindilla en aros (según tu gusto), sin semillas. No dejes que el ajo se queme, pero sí que se dore.

Escurre la pasta y la pones para servir volcando sobre ella el ajo, la guindilla y su aceite. Revuelve y espolvorea por encima perejil picado.






MACARRONES CON NUECES


Otra manera de hacer un plato de pasta diferente, sencillo y rápido es ésta.

Ingredientes:

- Macarrones, 300 g.
- Nueces peladas y troceadas, 60 g.
- Ajo, uno grande.
-Perejil.
- Aceite de oliva, 4 cdas.
-Sal.

Elaboración:

Mientras cueces la pasta (déjala "al dente") sofríe el ajo picado con las nueces, a fuego medio.

Escurre los macarrones y vierte el sofrito de nueces y ajo sobre ellos (incluido el aceite). Pica perejil  por encima y sirve.


Acompañados con estas costillas de Raquel, de "Mi Diversión en la Cocina", una maravilla.



martes, 3 de abril de 2018

QUICHE A LA ALSACIANA










 


Hace tiempo que tenía pensamientos de subir una receta de quiche. Me extraña mucho que haya dejado pasar los días sin acordarme de ella, máxime que es algo que con cierta frecuencia me ayuda a salvar situaciones en las que no se a qué atenerme ante el anuncio inminente de una visita. Sabes de antemano que vas a acertar pues a todo el mundo le gusta una quiche.  Alguien me dijo que ésta es alsaciana, la razón no lo he averiguado todavía, puede que sea por la cebolla ¿? (no le suelo poner), puede que por el queso Emmenthal francés, de momento me conformaré con saber que sabe muy bien.


  



Ingredientes:

- Base de pasta brisa o quebrada redonda 1.
- Huevos L 5.
- Nata 35 % 200 ml.
- Bacon ahumado 200 g.
- Cebolla ½.
- Nuez moscada rallada 1 cdta.
- Pimienta blanca molida ½ cdta.
- Mantequilla 20 g.
- Queso Emmenthal francés rallado.
- Sal.

Elaboración:

Precalienta el horno a 200 ºC.

Sigue las instrucciones del paquete de pasta quebrada (la que hoy he usado es de Hacendado). Colócala sobre el molde con el papel de fábrica y ajusta al fondo y los lados. Pincha con un tenedor varias veces, sin taladrarla.

Rehoga la cebolla cortada menuda en la mantequilla y a medio hacer incorpora el bacón. Sofríe unos minutos y deja que temple.


Bate a mano los huevos. Añade la nata y mezcla. Salpimenta y añade la ralladura de nuez. Agrega el sofrito de bacón. Vuelca el preparado sobre la base e introduce en el horno. A los veinte minutos esparce el queso rallado encima, sin sacar la quiche del horno. Tardará en hacerse aprox. 30-40 minutos. Cuida que no se quemen lo bordes (tapa con aluminio si es preciso).


Presiona ligeramente el centro y comprueba su resistencia al tacto. Sirve templada, aunque del tiempo está también muy buena.





Aquí estoy de nuevo con vosotros, con ganas de seguir compartiendo mis recetas, aunque a mi ritmo. Aún tengo cuerda para rato, jjj. Quiero agradeceros el cariño que me demostráis en cada una de las entradas que publico y que me perdonéis por no estar al cien por cien, siempre hay un motivo justificado. Incluyo mi deseo de no estar agobiada por las nuevas tecnologías que acaban adueñándose de nuestra vida y arrebatándonos nuestros momentos personales. Es un sentir propio y me parece honesto contároslo.
Gracias chicos-as por comprenderlo. Yo también os correspondo.

lunes, 26 de marzo de 2018

LECHE FRITA DE COCO Y RON “CUBANITAS”






Me despido de vosotr@s con una receta un tanto original de este dulce de Pascua.

Les puse cubanitas por los ingredientes que lleva.

A mis hijos les encanta el coco, así que me las ideé para darles el gusto haciéndoles leche frita con este sabor.

Con estos ingredientes no saldrá mucha cantidad, mejor que sea así, un poquito de todo no hace daño, siendo moderados vamos por buen camino.

El ron que he usado podréis sustituirlo por el que consideréis más oportuno. Yo esta vez me quedo con éste.

Aún estáis a tiempo de probarlas.

Nos vemos en unos días amigos y compañeros. Gracias por todo.


Ingredientes:

- Leche de coco 800 ml. (2 latas).
- Harina fina de maíz 64 g.
- Ron Montero 30 ml.
- Azúcar de caña integral 2 cdas. colmadas (si te gusta más dulce una más).
- Coco rallado 60 g.

Para empanar:
- Huevos batidos 2.
- Harina fina de maíz.

- Aceite de oliva para freír.






Para emborrizar:
- Azúcar de caña integral.
- Coco rallado.
- Canela molida.






Elaboración:

En un bol grande vierte el líquido de las dos latas. Añade la harina y disuelve. Agrega el ron, el azúcar y el coco rallado. Bate con batidora (si tienes procesadora mejor). Incorpora el sólido de la leche de coco y pon al fuego la mezcla en una cacerola. A fuego medio, sin parar de mover para que no se agarre, espera a que solidifique.



  
Prepara un molde rectangular con algo de fondo (no muy grande) y cubre con papel de horno.
Vuelca encima la masa. Tapa con los lados del mismo papel, y cuando haya templado, la guardas en el frigo hasta que se haya enfriado totalmente (yo la dejé hasta el día siguiente).
Vuelca sobre una bandeja y porciona en cuadrados.

Bate los huevos y pasa cada trozo por ellos y después por la harina de maíz (sacude lo que sobre).



 
  



Fríe en abundante aceite por las dos caras (no es necesario dorar) y escurre el exceso sobre papel de cocina.







Emborriza rápidamente en un combinado de coco rallado, azúcar moreno y canela.






viernes, 23 de marzo de 2018

HOJALDRE CRUZADO RELLENO DE JAMÓN COCIDO Y QUESO



  


No me tocaba ahora pasaros esta receta, que no lo es en sí, puesto que aquí no se cocina nada, acaso es el horno quien se "esfuerza" en esta ocasión.

Me adelanto y dejo la entrada que tenía prevista hoy para el lunes próximo, que será quien me despida de vosotros hasta después de las fiestas.

Lo dedico a mis amigas Mª José y Elena que tenían ganas de verlo con su paso a paso, casi en directo, para ponerlo en estos días.

El quid de este hojaldre cruzado está precisamente en los cruces. Seguid mis indicaciones y seguro que os queda muy bien.

Necesitaréis una regla plana.

Más fácil es verlo hacer que explicarlo, así es que os voy a pasar secuencias de fotos. En este caso más vale una imagen que mil palabras.

Felicidades a todas las Lolas y Dolores.

Ingredientes:

- Hojaldre rectangular.
- Harina.
- Jamón cocido.
- Queso para fundir.
- Huevo batido.
- Sésamo o ajonjolí.
- Orégano.

Elaboración:

Sigue las indicaciones del fabricante y sobre el mismo papel de fábrica abre el hojaldre, pasados 10 minutos fuera del frigo.

Espolvorea harina y alisa para extenderla con la palma de la mano. Dobla por la mitad haciendo coincidir los lados y vuelve a espolvorear harina y a alisar. Unta con harina la regla también.

Deja libre desde la línea de simetría hacia fuera algo más de cuatro dedos. A partir de ahí traza con un cuchillo afilado líneas oblícuas y paralelas, dejando arriba y abajo un espacio pequeño, suficiente para luego doblar hacia dentro y que queden cerrados los extremos. Para el ancho he tomado el mismo de la regla.

Enciende el horno a 200 ⁰C.

Vuelve a poner el hojaldre en su posición inicial, con cuidado (no se debe haber pegado pues para eso pusimos harina).
  



Coloca una capa en el centro de jamón cocido y sobre ella una de queso. Espolvorea orégano. Pon nuevamente otra capa de jamón y encima otra de queso. Espolvorea orégano.




Dobla hacia dentro los extremos y presiona con los dedos para que queden sellados.

Ve cruzando las tiras cortadas, primero un lado a continuación el otro y así sucesivamente hasta cruzarlas todas. Presiona un poco.

Bate un huevo y pincela la superficie.  Salpica el sésamo.



Traslada el hojaldre con su papel a una bandeja de horno fría.

  
 




Introduce en el horno y espera que tome un bonito y parejo color dorado. Tiempo suficiente para que el queso se funda en su interior.






Retira.




lunes, 19 de marzo de 2018

JUDÍAS CON MEJILLONES




 

¿Qué tal darle una oportunidad a este plato?

Es clásico el potaje de Semana Santa de garbanzos con bacalao y espinacas, y muy raro que alguna familia española prescinda de comerlo en esos días señalados. Conste que yo lo hago en cualquier fecha del año, ya que mi marido lo aprecia en lo que vale y de vez en cuando se le antoja. Siendo como soy, que me encanta andar entre fogones, no tengo inconveniente y lo pongo sin rechistar.

No diré que el plato que os propongo gane en adeptos a esta maravilla culinaria, pero sí os animo a que le deis esa oportunidad que necesita. ¿Vamos con la receta?

Ingredientes:

- Judías de la Granja en conserva 350 g.
- Judías verdes 250 g.
- Mejillones frescos 500 g.
- Ajo 1 diente grande.
- Laurel 1 hoja.
- Azafrán en hebra.
- Pimienta en grano (al gusto).
- Vino de Montilla 1 copa.
- Harina 1 cda. sopera colmada.
- Cebollino.
- Aceite de oliva 6 cdas.
- Sal.

Elaboración:

Limpia los mejillones (comprueba que no hay ninguno dañado y que son frescos) y ponlos a cocer en una cacerola con un vaso de agua con sal. Cuando abran los dejas tapados y los reservas.

Sofríe en otro recipiente el ajo picado, el laurel y la pimienta. Dora sin quemar. Añade la harina y la rehogas un minuto a fuego medio. Vierte el vino y dejas evaporar. Después añade el agua de la cocción de los mejillones, colada, y un par de vasos de agua.



 



Cuando rompa a hervir echa las judías verdes y el azafrán, esperando a media cocción para incorporar las judías de la Granja. Remueve el guiso con cuidado de no romperlas. A los diez minutos de hervir agrega los mejillones sin las valvas. Comprueba la sal.




Sirve caliente con cebollino picado por encima.






miércoles, 14 de marzo de 2018

MACARRONES GRATINADOS






Hay muchas maneras de preparar pasta y cada día más se van sumando nuevas recetas que aumentan las posibilidades de variarla para nuestro agrado y satisfacción. Sin embargo me consta, a mí misma me atengo, de que somos más de clásico.

Por eso el otro día caía en esta receta que tal vez sería de las primeras que hacían nuestras abuelas y madres cuando se impuso la moda de la pasta en España. ¡Y qué bien sabían! Eso sí, con este único plato se salía airoso y saciado, lo tenía todo.

Me creo que todos habéis probado los macarrones así cocinados ¿pero os acordáis de ellos?

Ingredientes:

- Macarrones 300 g.
- Carne picada mixta (cerdo, ternera) 250 g.
- Cebolla ½.
- Ajos 3 dientes.
- Tomate frito 250 g.
- Vino blanco o Jerez 250 ml.
- Orégano 1 cda.
- Harina 2 cdas, rasas.
- Leche 300 ml.
- Aceite de oliva.
- Queso rallado.
- Mantequilla.
- Pimienta negra recién molida 1 cdta.
- Nuez moscada rallada 1 cdta.
- Sal.

Elaboración:

En 3 cdas. de aceite de oliva sofríe el ajo picado y antes de que se tueste incorpora la cebolla también picadita.

Añade la carne al sofrito, salpimenta, rehoga un par de minutos, echa el vino y espera que reduzca. Agrega el tomate, rehogando un par de minutos. Mezcla. Reserva.



Prepara una salsa bechamel poniendo en una sartén o cazo 3 cdas, de aceite de oliva y dos de harina. Remueve sin parar y cocinas dos minutos con el fuego medio-bajo. Debe quedar bien ligada y sin tostar. A continuación incorporas poco a poco la leche fría mientras vas integrando, con el fin de que no queden grumitos (si te quedaran a pesar de todo, usa la batidora). Agrega la nuez moscada. Reserva tapada.



Cuece los macarrones en abundante agua salada, e hirviendo, los minutos que aconseje el fabricante. Escurre.

Vuelca en una fuente para horno los macarrones, encima distribuye la salsa de carne y cubre con la bechamel. Reparte el queso por encima, pon unas nueces de mantequilla y algo de orégano.



Gratina hasta que se funda el queso y quede dorada la superficie.





miércoles, 7 de marzo de 2018

CROQUETAS DE BACALAO TRADICIONALES





  
Se aproximan las fechas de Semana Santa y ya estamos pensando en sacar nuestras mejores "galas culinarias" para este tiempo.

Hice memoria y comprobé en mi recetario que aún no había subido las croquetas de bacalao.

No tengo mucho que contar sobre croquetas, porque ya está todo dicho: ¿que son un manjar? no cabe duda. Por eso decidí abrir un espacio para ellas.

A efectos de parecer pesada os recuerdo lo que tenéis que tener en cuenta. Poniendo los cinco sentidos en la bechamel para que quede fina y sabrosa, pocas cosas pueden igualarlas.

También es importante el rebozado, insisto en que uséis primero harina, luego huevo y por último pan rallado, así os aseguráis de que estarán bien protegidas. No escatiméis el aceite a la hora de freír, deben quedar perfectamente cubiertas (para no gastar demasiado lo mejor es freírlas en una cacerolita con fondo). La temperatura debe mantenerse constante durante la fritura, si ponéis muchas croquetas de una vez bajará y las croquetas harán como una esponja absorbiendo la grasa y empapándose de aceite. Si ponéis pocas correréis el riesgo de quemarlas y dejarlas frías por dentro. Probad de entrada friendo cuatro, y si no se rompen, añadid la siguiente vez cinco, no amontonéis, es mejor tardar en hacerlas que servir un estropicio.

Para rizar el rizo os cuento que si el pan rallado se moja ya no saldrán crujientes, por lo que recomiendo no meterlas en el frigo, ni en el congelador. Pierden mucho. Lo mejor es freírlas sobre la marcha ¿Rebozarlas nuevamente? no lo aconsejo, su capa exterior se hará gruesa y sabrán mucho a pan.

No os acobardéis con estos consejos, no se trata de dificultades sino de paciencia ¡Hacedlas! Seguid mi experiencia. Merece la pena disfrutar de un bocado gourmet.

Ingredientes:

- Bacalao desmigado, sin pieles ni espinas 280 g.
- Harina de repostería 120 g.
- Leche semidesnatada 800 ml.
- Ajos 2.
- Puerro 1.
- Perejil un manojo.
- Pimienta negra recién molida.
- Aceite de oliva 7 cdas.
- Mantequilla un trocito (optativo).
- Sal si se necesita.
- Aceite de oliva para freír 1 litro aprox.

Para rebozar:

- Harina.
- Huevos 2, grandes.
- Pan rallado.

Elaboración:

Elige un trozo de bacalao de mediano de grosor y ponlo en el congelador al menos dos días, para evitar el anisakis (me he acostumbrado a hacer ésto). Lávalo debajo del grifo y quita el exceso de sal.

Cubre con agua fría y lo metes en el frigo. Cambia de continuo el agua, enjuagando el recipiente cada vez. Mantén alrededor de 30 horas, con cambio de agua de al menos 10 veces (cambio el agua cada vez que abro el frigo, no cuesta mucho). Vuelve a pasarlo por el grifo y lo secas bien con papel de cocina.

Desmenuza retirando meticulosamente las raspas y pieles (aunque me ayudo de una tijera de cocina, es mejor hacerlo a mano pues se aprecian mejor las raspas). Reserva.



Pica y dora ligeramente los ajos y antes de que se pasen añade el puerro muy picado. A medio rehogar incorpora el bacalao y dale unas vueltas mezclando los sabores. Pon la pimienta molida y el perejil picado.



A fuego medio añade la harina y la leche fría moviendo desde este momento sin parar, procurando disolver los grumos con la rasera (conviene no descuidar la cocción para que no se agarre y se pueda quemar). Cuece veinte minutos la masa,  más que suficientes para que no le quede sabor a crudo. Después de este tiempo se separará de las paredes y el fondo de la sartén. Agrega el poquito de mantequilla, si quieres, a mí me gusta ponerla porque las hace más suaves.

Retira la masa a una bandeja y deja que enfríe.


En dos, tres horas, y antes de que la masa se haya encallado, forma las croquetas que se prestarán mejor a su moldeado. Pásalas por harina, huevo batido y pan rallado.


Fríelas en aceite caliente pero no arrebatado, de pocas en pocas. Ponlas sobre papel de cocina y sirve enseguida.














 



   
Hoy las acompañé con estas setitas japonesas que se han puesto de moda últimamente: Buna Shimeji al pilpil.