¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


martes, 21 de marzo de 2017

MENESTRA CON SETAS Y VERDURAS



 
Me gustan estos platos de verduras mixtos. Bien aderezados se convierten en un placer para paladares delicados, sin atisbos de carnes ni pescados (salvo si utilizáis sus caldos, que la verdad sea dicha, enriquecen su sabor) no necesitan más que un comensal que sepa valorar los vegetales como merecen. No hay porqué tomarlos aburridos, por eso tampoco pasa nada si añadimos jamón serrano en taquitos, unos tacos de pollo e incluso unos dados de salmón fresco (previamente rehogados).

A mí no me hace falta ninguno, pues tal como hoy os presento mi plato va sobrado de sabores. Probad y ya me diréis.

Ingredientes:

- Setas variadas y champiñones.
- Ajos 3 dientes.
- Cebolla 1 pequeña.
- Zanahorias baby en conserva.
- Alcachofitas en conserva.
- Guisantes en conserva.
- Huevos cocidos de codorniz.
- Perejil fresco.
- Harina 1 cda, rasa.
- Aceite de oliva.
- Caldo al gusto (verduras, ternera, pollo)
- Sal y pimienta.

Elaboración:

Sofreír en el aceite los ajos laminados. Esperar "a que bailen" y añadir las setas limpias y troceadas. Salpimentar ligeramente y rehogar cinco minutos a fuego fuerte.  Añadir el resto de verduras y rehogar unos minutos más.


  

 




Sofreír la cebolla aparte cortada menuda, cuando se haya ablandado agregar la harina y cocinarla un poco. Añadir algo de caldo y diluirla sin dejar grumos.






Volcar sobre las verduras y mezclar.


Servir caliente acompañada con huevos de codorniz cocidos y perejil picado.




sábado, 18 de marzo de 2017

LOMO DE CERDO CON TOMATE




¡No me digáis que no habéis hecho nunca lomo con tomate! no me lo puedo creer.

Es una receta de las clasificadas básicas en cocina. Tengo seguidores jóvenes que están interesados en este tipo de guisos, por lo que he decidido de vez en cuando traer al blog cocina para ellos. El lomo así preparado queda delicioso. Tal como os explicaré veréis que es fácil de hacer, ya no podréis decir que si os apetece algún día hay que ir al bar de la esquina a que os pongan una ración.

Ya metidos en faena haced más cantidad y guardad cómodamente en el congelador algunos táper que siempre serán bienvenidos a la hora de sentarse a la mesa.


 

Ingredientes:

- Lomo de cerdo 350 g.
- Tomates maduros y carnosos 500 g.
- Cebolla mediana 1.
- Aceite de oliva 6 cdas.
- Pimienta negra molida (opcional).
- Sal.




Elaboración:

 


Limpiar el lomo de grasa y tendones y cortarlo en tacos parejos. Cortar la cebolla menuda y sofreírla en una sartén con su aceite.

Antes de que tome color incorporar la carne. Rehogar cinco minutos.





Pelar y trocear en daditos los tomates.




 



Añadir sobre la carne. Salar y agregar una cucharadita de azúcar. Cocinar hasta que el tomate haya perdido el agua y el aceite sobresalga por encima en los laterales. Remover de vez en cuando para evitar que se agarre.






Servir, mejor acompañado con arroz blanco, pasta, patatas fritas o cualquier otra cosa que os guste.


   

¿Por qué no rellenar con él un buen panecillo?




martes, 14 de marzo de 2017

CROQUETAS DE PIMIENTO ASADO Y MOZZARELLA





Vuelvo con croquetas pues hay para todos los gustos. Como comprobaréis, si las llegáis a hacer, los ingredientes se complementan perfectamente. Estas surgieron de mi invención, pero no pude ponerlas en práctica hasta que mis hijos se hicieron mayorcitos, pues como a Shin Chan no les gustaba el pimiento, jajaja, y a mí, madre sufridora como tantas, no me merecía la pena enfrascarme en tal trabajo para tan "poca gente". A fuerza de irlo introduciendo en distintas preparaciones, más aceptadas por ellos, acabaron por quererlo más o menos. Filosofé con el pimiento y llegué a la conclusión de que no se es adulto hasta que nos gusta, con todo lo negativo o positivo que lleva aparejado ¿Que no quiero hacerme mayor? pues no como pimiento, jajaja... ¿Que quiero que me consideren adulto? pues a comer pimiento a "cascoporro", jajaja.

Que sean de pimiento asado es muy bueno, pero lo mejor es encontrarse dentro un relleno fundente y cremoso: ¡¡¡Mozzarella!!! a costa de la cual la croqueta debe ser mayor de tamaño que otras pues debe quedar muy bien escondida "la sorpresa" con la finalidad de que no tome contacto directo con el aceite y se reviente funestamente  😭.

Mi consejo es tomarlas recién hechas, que no se hayan enfriado, pero cuidando de no quemarse, el momento es cuando el queso todavía está fundido y blandito y amenaza con caer en "lamparón" sobre nuestro pecho.
  

Ingredientes:

- Pimientos asados 180 g. (puedes sustituirlos por pimientos del Piquillo)
- Mozzarella de búfala fresca.
- Harina de repostería 1 tacita de café.
- Leche desnatada 4 tacitas de café.
- Puerro ½.
- Mantequilla 1 cda.
- Pimienta molida (opcional).
- Sal.
- Rebozado común: harina, huevo batido y pan rallado.
- Aceite de oliva 6 cdas.
- Aceite abundante para freír.

Elaboración:

Sofríe el puerro picado y tritúralo en la batidora con los pimientos asados.

Devuelve a la sartén la pasta obtenida, agrega la harina y la leche fría y salpimenta. Cuece a fuego medio durante quince minutos, sin parar de mover para que no se agarre e incorpora la mantequilla. Vuelca en una fuente, deja templar y cubre con film. Enfría en la nevera.



Trocea la Mozzarella en cuadrados. Extiende una porción de la masa y pon un trozo de mozzarella en el centro. Cubre con otra porción de masa extendida y redondea para dar la forma clásica de croqueta. Deja envuelto el queso.

Reboza siguiendo el proceso habitual: harina, huevo batido y diluido en leche y pan rallado.

  

Fríe en abundante aceite procurando hacerlo de tres en tres, o de cuatro en cuatro, si las admite (es decir no se revienten).

Mis consejos para que una fritura sea correcta es que primero debéis calentar bien el aceite (eliminar el sabor a crudo) y luego bajar la llama al medio, esperando un momento para que no vayan a arrebatarse de golpe. Hay que intentar mantener una temperatura constante. No es conveniente freír más de las que admite en cada tanda (se revientan). Paciencia para obtenerlas crujientes y que no queden empapadas, grasientas, lacias, sin gracia, lo que ocurre al disminuir la temperatura del aceite por exceso de croquetas.


Si queréis no gastar mucho aceite escoged para freírlas un recipiente hondo y pequeño. Luego podéis colarlo y usarlo para guisos.



sábado, 11 de marzo de 2017

BIZCOCHO FÁCIL CON COBERTURA DE CHOCOLATE




Tal vez os parezca complicado a primera vista, pero os aseguro que la literatura que tiene esta entrada es para no dejarme nada en el tintero y para que a la hora de que os pongáis con él no encontréis dificultades, más aún al no tener fotos del paso a paso.

Básicamente es un bizcocho normal en el que la cobertura de chocolate juega un papel protagonista. He decorado con unas almendras laminadas, vosotros podéis escoger si dejarlo tal cual o cambiarle el topping, hoy día podéis encontrar bastantes en el mercado de diferentes formas y colores.

La receta de este bizcocho la tomé de un paquete de harinas con levadura, aunque le introduje algunos cambios.


Ingredientes:

- Harina de repostería con levadura incorporada 250 g.
- Huevos 4.
- Azúcar blanquilla 1 vaso y medio.
- Yogur natural 1.
- Aceite de girasol ½ vaso.

Cobertura:

- Chocolate especial fundir 200 g.
- Nata 200 ml.
- Mantequilla 35 g.
- Almendras laminadas.

Elaboración:

Precalienta el horno a 180 ⁰C.

Prepara un molde de cake embadurnándolo con mantequilla.

Bate las yemas con el azúcar hasta que blanqueen. Añade el yogur y el aceite y sigue batiendo para obtener una mezcla homogénea y espumosa. Pásala a un bol grande y agrega la harina tamizada poco a poco. Integra suavemente, envolviendo.

Monta las claras a punto de nieve y agrégalas en dos veces, procurando no bajarlas.

Vuelca en el molde y hornea durante cuarenta-cuarenta y cinco minutos (depende del horno). No abras el horno mientras se hace. Pasado el tiempo indicado puedes abrir para comprobar la cocción pinchando en el centro con un palillo de brocheta (hay que hacerlo rápido), si sale seco retíralo y si aún no se ha cocido da unos minutos más.

Saca del horno, deja unos minutos dentro del molde, vuelca sobre una rejilla y deja enfriar.

Para la cobertura calienta la nata, retira antes de que hierva y añade el chocolate troceado. Remueve hasta incorporarlo y que no queden grumos, si es necesario vuelve a calentar con cuidado de que no hierva. Agrega la mantequilla e integra con varillas manuales.

Coloca el bizcocho sobre una rejilla poniendo una bandeja debajo, algo mayor. Cubre con el chocolate desde el centro a los lados. Extiéndelo con la pala de un cuchillo. Antes de que seque distribuye las almendras en el borde del bizcocho. Deja secar completamente.


  

Con esta misma preparación hice una especie de bundt usando un molde que compré hace años en Lidl. Para terminarlo rocié azúcar glas por encima.



martes, 7 de marzo de 2017

FARFALLE A LA CREMA DE ALBAHACA





Los jóvenes no pueden pasar sin la pasta y no saben qué inventar para renovarla.

Los más suelen hacerse los despistadillos para cocinar, pero casi siempre hay alguno/os que destacan por sus dotes culinarias. A esos destacados les suelen salir amigos incondicionales "que se arriman al querer". Lo bueno de esto, es que el cocinero en ciernes disfruta de lo lindo viendo cómo sus compañeros le hacen la ola. Por supuesto será una comida divertida, pasa cuando se reúnen varios chicos a comer, lo primordial son las risas y mucha hambre. Después, cuando la fuente se quedó vacía y los estómagos llenos, el sopor se hace dueño de ellos y ninguno quiere hacerse cargo de un montón de cacharros acumulados en la cocina. Es lo que hay. No hay más leña que la que arde, jajaja, pero eso son otras historias que no vienen al caso y vienen, sí, a empañar una buena comida.

Les dejo a mis chicos favoritos una receta de pasta que no les pasará inadvertida después de que la prueben.

Se la dedico a mi hijo con mucho cariño, él es algo cocinerillo.


 
Ingredientes:

- Farfalle 300 g.
- Nata cocinar 200 ml.
- Albahaca fresca un manojo.
- Nueces, un puñadito.
- Pollo en dados ½ pechuga.
- Ajo ½.
- Mantequilla 25 g.
- Pimienta negra molida
- Sal.


Elaboración:

Funde la mantequilla a fuego medio y rehoga el pollo y las nueces, salpimentados.

 




Maja en un mortero la albahaca y el ajo sin el germen.







Mientras, cuece la pasta en agua hirviendo, ligeramente salada, y déjala al dente (6-7 minutos) Escurre.

 




Añade la nata y el majado sobre el pollo. Cocina a media llama un par de minutos.






Vuelca la salsa sobre la pasta.
Sirve acompañada de Parmesano.




sábado, 4 de marzo de 2017

HUEVOS AL PLATO SENCILLOS




No hay nada más tradicional que unos huevos al plato. Mi memoria se remonta a la infancia, entonces creo que se hacían más a menudo en casa. Era normal tener siempre huevos para echar mano en situaciones de "emergencia", luego se podían acompañar de cualquier cosa que anduviera por el frigo que iba desde un buen chorizo al ingrediente más insospechado y que pudiera casar sin armar estrépito, tal fue el chocolate ¡qué disparate! -me diréis- jajaja,  pues si, me lo contaron y me lo creí. No los he probado así, es cuestión de gustos y "haberlos haylos".


Ingredientes:

- Huevos.
- Bacón ahumado en tiras.
- Chorizo en tiras.
- Tomate frito (mejor casero) con cebolla.
- Sal.


Elaboración:

Enciende el horno a 180 ⁰C.

Sofríe el bacón en un poquito de aceite hasta que tome color dorado y coloca en el fondo de las cazuelitas. Añade el chorizo. Cubre con tomate y casca los huevos encima procurando que queden centrados.



Hornea hasta que la clara cuaje. La yema debe quedar blanda. Sala un poquito antes de servir.



miércoles, 1 de marzo de 2017

SALTIMBOCCA ALLA ROMANA




Es un plato originario de Italia que se traduce como "salto en la boca", aún no he averiguado porqué, se me olvida preguntarle a mi querida amiga Federica, que todo lo sabe sobre la cocina de su país, y a la que le tengo gran aprecio. Desde aquí le mando un beso grande deseando saber de ella pronto.

Se trata de un escalope, de ternera generalmente, aunque pueden usarse otro tipo de carnes.

Tiene ciertos parecidos con el cachopo, la popular milanesa, o el flamenquín (si enrollamos la carne).

Es fundamental que lleve salvia. Siguiendo una receta italiana, le he puesto para aderezar, en el momento de servir, una salsa con la que riego los escalopes y que está hecha a base de vino blanco y mantequilla reducidos. Es muy rápida de hacer, fácil y deja a nuestros invitados encantados con esta preparación tan especial, vistosa y sencilla.

Me habéis echado de menos, yo también a vosotros. He estado unos días fuera aprovechando la fiesta de Andalucía. Mi destino, esta vez, ha sido Lisboa, Tal vez quienes me seguís ya habéis visto alguna foto en Instagram. No ha sido un viaje de relax y he vuelto un poco cansada, Os doy las gracias por vuestras visitas y comentarios, me pasaré a veros ¡no tardo! Gracias a todos mis seguidores.


Ingredientes:

- Escalopes de ternera 4.
- Jamón de Parma (he puesto jamón español) 4 lonchas.
- Salvia fresca.
- Vino blanco de buena calidad 150 ml.
- Mantequilla 25 gr.
- Harina para emborrizar.
-Aceite de oliva.
- Pimienta molida.
- Sal.



Elaboración:

Espalma los filetes de ternera, cuidando de no romperlos, con un mazo de madera.

Pásalos ligeramente por la harina salpimentada. En una sartén con un fondo de aceite dora el jamón por los dos lados, sólo que cambie de color, durante unos segundos. Retira, reserva y pon los escalopes. Dora por ambos lados con unas hojas de salvia.




Mientras, reduce en un cazo la mantequilla con el vino.


Retira la carne y dispón el jamón encima de cada filete. Riega con la salsa y sirve enseguida. Adorna con la salvia.



sábado, 25 de febrero de 2017

CALZONE




Un día de esos que abres, miras, escudriñas en el frigo y ¡horror!... no hay casi de nada. Como decía mi madre se cuela un ratón y se despeña, jajaja. Cuatro restillos de pollo y costillas de cerdo asados, quesos variados, sí, para ensaladas había ¡qué bien! ¡Ajáaaaaa! y en la compuerta del frigo dos masas de pizza de la marca Auchán del pajarito (no os riáis, es la que comercializa Alcampo, jajaja). Me gustan pues están hechas con aceite de oliva y no llevan grasas saturadas ni hidrogenadas. Una bombilla que se me enciende y me dije: ¡¡¡Calzone!!! Me fabrico un pedazo de calzone y con una ensalada "capoteo" el día.

Podemos decir que es receta de aprovechamiento, recetas muy valoradas por nosotros los blogueros. Juzgad vosotros si merece o no la pena. Si tenéis restos de carne que no sabéis cómo gastar os animo a probar: ¡¡¡un calzone!!!


 
Ingredientes para dos calzone:

- Restos de pollo y costillas asados 300 g.
- Quesos variados: Cheddar, Emmenthal, fresco de cabra. (Me habría venido genial Mozzarella, pero no tenía).
- Tomate frito.
- Albahaca fresca y orégano.
- Pimienta negra molida.
- Aceite de oliva (para pincelar).
- Harina (para espolvorear).



Elaboración:

Trocea la carne en daditos. Añade al tomate la albahaca picada y la pimienta. Haz dados también con los quesos.

La masa de pizza hay que dejarla unos minutos a temperatura ambiente antes de usarla. Sigue las instrucciones del envase.

Dejando un borde alrededor sin cubrir, extiende en la mitad más próxima a ti una capa no demasiado gruesa de tomate frito, (la otra mitad se deja sin nada, es la parte que luego doblamos para tapar el relleno).

Reparte primero la carne sobre el tomate, luego distribuye los quesos a tu gusto (sin pasarse). Espolvorea orégano por encima.

Ayudándote del papel de fábrica (que no hemos retirado desde el principio) cierra la masa tapando con la parte no cubierta y procura que coincidan los dos bordes. Presiona con los dedos para sellarlos. Repulga o sella con un tenedor para evitar que se abran al hornearlos.


  

Lleva los calzone a la placa de horno con su papel, pincela ligeramente con aceite de oliva y cierne por encima algo de harina. Abre un agujerito en el centro de cada uno para que no se revienten al hornear.





Con el horno precalentado a 220 ⁰C introduce la bandeja y deja hasta que se doren suavemente y la masa presente burbujitas (alrededor de quince, veinte minutos, según horno). Sirve calientes ¡cuidado que queman!




jueves, 23 de febrero de 2017

MANITAS EN SALSA DE ALMENDRAS A LA HIERBABUENA




Un buen día paseaba por el mercado de abastos de Granada y las vi.  Se me antojaron enseguida, no lo pensé dos veces y las compré, muy buena ocasión para llevarse unas pocas a un coste razonablemente lógico.

Lo que siempre me he preguntado, y que no entiendo, es cómo pueden alcanzar esos precios en los hipermercados. Fijaos, te las venden de una en una en una bandeja partidas por la mitad ¡¡¡y a dos euros o tres cada una!!! ¡Habrase visto! Ni que hubieran llegado andando, ellas solitas, carretera "alante" y haya que pagar su desgaste energético, jajaja. Por no hablar del precio al que salen las bandejas, de momento no aptas para ponerlas en salsa, por deciros algo.

Me queda preguntarme qué ha pasado desde que nos subieron el precio del calabacín  ¡todo ha subido! ¿o es una apreciación subjetiva?


 





Ingredientes:

- Manitas limpias y troceadas 1 y ½ kg.
- Cebolla 1.
- Ajos 4.
- Pan del día anterior 2-3 rebanadas finitas.
- Almendras, un puñado.
- Jerez seco, un vaso grande.
- Laurel.
- Pimienta en grano, diez-doce.
- Guindilla en escamas (al gusto).
- Azafrán en hebra.
- Hierbabuena un buen manojo.
- Aceite de oliva.
- Sal.







Elaboración:

Pide al carnicero que te corte las manitas (no las tuyas, jajaja) en cuartos. Procura al comprarlas que estén bien limpias, así te evitarás el trabajo de tener que hacerlo tú. Si a pesar de ello llevan pelitos lo mejor y más cómodo, en el caso de no tener soplete, es ponerlas en la llama de la hornilla y quemarlos, luego raspa con un cuchillo.

 




Lava uno por uno con agua limpia los trozos de manitas y después escáldalos en agua hirviendo cinco minutos.






 



Cuela sobre un colador en el fregadero y vuelve a lavarlos. Pon agua nueva y fría en la exprés, cubriendo por encima y cuece cuarenta y cinco minutos con media cebolla, dos de los ajos, el laurel, los granos de pimienta y la sal.






Mientras cuecen fríe los ajos restantes, el pan y las almendras. Retira y sofríe la otra media cebolla picada en ese mismo aceite (si es necesario añade un poco más) a medio rehogar añade el azafrán y termina la fritura. Tritura todo esto en la batidora junto al vino y un manojo de hierbabuena.




Pasa las manitas a un recipiente, mejor de barro, y las cubres con la pasta obtenida, añade guindilla a tu gusto, aclara con caldo de la cocción y cuece media hora más cuidando que no se agarren y añadiendo más caldo en ese tiempo a medida que lo vayan necesitando. Hay que obtener una densidad media. A la hora de servir esparce más hierbabuena por encima. Sirve calientes.



lunes, 20 de febrero de 2017

CREMA DE JUDÍAS VERDES





Es una de mis recetas favoritas de crema de verdura, los toques que le añado son importantes para conseguir hacerla diferente. Si no queréis ponerlos no hay ningún problema, os saldrá una crema rica y sana, pero ya no será la que os recomiendo, será una más.

Como me gusta que siendo de judías verdes salga con un color verde bonito y no siempre lo conseguimos, a pesar del bicarbonato, del agua hirviendo, de ponerlas nada más cocer en agua helada... ideé triturar la crema con hojas de otras verduras que le aportasen más color y obtuve el resultado que buscaba. No se altera apenas el sabor, claro depende de las que usemos, que pueden ser "potentes", aunque en general tienen sabores neutros. Es mejor no cocerlas, las añadimos al final en el momento de triturar, así tampoco se desvirtúan sus propiedades.

Es una crema totalmente vegetal que sin duda os va a dejar encantados.


 Ingredientes:


- Judías verdes 450 g.
- Zanahorias 3-4.
- Cebolla morada 1 mediana.
- Aceite de oliva 6 cdas.
- Sal.
- Hojas verdes (lechuga, escarola, espinacas, acelgas...) opcional.
- Leche de coco 100 ml.
- Setas ostra empanadas para decorar.



Elaboración:

Despunta las judías verdes y si tienen hebras retíralas. Pela y corta en trozos medianos las zanahorias. Lávalas. Quita la piel a la cebolla, córtala a la mitad.

 

  


Ponlas a cocer en agua hirviendo, ligeramente salada, suficiente para cubrir. Agrega el aceite.







Deja cocer hasta que las verduras se hayan ablandado. Añade las hojas verdes al gusto, según la intensidad de color que desees y tritura el conjunto.

 




En esta ocasión he usado hojas frescas de espinaca.







 




Mientras cuece la verdura empana las setas.


  



Antes de servir añade la leche de coco y la integras. Dispón encima de la crema tiras de seta empanada.